Blog

Tips para un lonche variado

Sin duda para muchas mamás es sinónimo de “romperse la cabeza” cuando se trata de enviar todas las mañanas el lonche a sus hijos (a mi me pasa a menudo). Pero la respuesta es incluso más fácil de lo que uno esperaba.

El lonche es ese alimento o colación que toman los niños a manera de refrigerio entre un periodo de clases y otro, como sabes, la mitad del tiempo de vida del día el niño lo pasa en la escuela, concentrado, realizando actividades académicas y deportivas, lo que trae consigo un desgaste en el niño físico y mental.

La rutina diaria para ir a la escuela en ocasiones se vuelve un tanto complicada por que el niño no quiere desayunar, tal vez las 7 de la mañana que es la hora promedio en que se levantan para preparar todo para ir a la escuela es demasiado temprano como para despertar su pequeño estómago con un desayuno muy fuerte, por lo que te dejo algunos tips:

Desayunos:

  • Licuados: una opción rápida y nutritiva, que puede llevar leche, un huevo, fruta, un poco de polvo de chocolate, amaranto, avena. Ésta fácil receta contiene proteína, un poco de azúcar que también es necesaria para que despierten, y semillas que dan energía y fibra.
  • Yogrut con frutas y un poco de miel, es algo ligero y no agresivo para despertar el organismo y que empiece a funcionar sin ocasionarle al niño algún tipo de indigestión.

El preparar desayunos más complejos como un huevo con chorizo, salchicha, jitomate y similares los puedes dejar para un fin de semana en donde despiertan más tarde y hay más tiempo entre una comida y otra, con ésto el estómago puede aguantar sin sufrir consecuencias.

El desayuno ligero pero nutritivo le proporciona al niño lo más importante para iniciar sus actividades.

Para la hora de preparar el refrigerio, la principal opción puede ser un sandwich, es rápido, económico y lo más tradicional pero podemos poner algunos complementos interesantes.

Refrigerios

  • Verduras al vapor: Las verduras pueden ser tan divertidas como nosotras se los hagamos ver, verifica cuales son las verduras preferidas de tus niños, puede ser brócoli, coliflor, chayote, zanahoria, jitomate, calabaza, acompañadas con un poco de limón y sal, o con algún aderezo casero o de la marca de tu preferencia.
  • La fruta picada con miel semillas como el amaranto ya sea con miel o tostado, con yogurt u otras variantes es una buena opción.
  • Frijoles en taquitos dorados no muy grasosos.
  • Un poco de la comida del día anterior que no sea muy pesada o condimentada.
  • Quesadillas con tortilla de harina o maíz
  • Un poco de cereal seco con fruta
  • Gelatina de frutas para complementar

Hay que tomar en cuenta que para poder enviar un lonche balanceado debemos omitir los jugos que sean altos en azúcar, golosinas, chocolates y similares pues, sin duda activarán al niño pero no garantizan ser una fuente nutritiva de energía.

Ya actualmente en algunas escuelas tienen la restricción de permitir entrar al niño con postres que contengan altos niveles de azúcar, con el fin de erradicar la obesidad a corto o mediano plazo y la hiperactividad dentro del salón de clases.

El exceso de comidas fritas, altas en grasa y colesterol pueden generar en el niño problemas de salud aunque parezca imposible, al igual que el exceso de azúcares.

Procura no enviar “comida chatarra” como churritos, papas, esas deben ser consumidas en menor grado y solamente en ocasiones de ocio, de distracción y de entretenimiento, no como un postre habitual.

Acostumbrar a los niños desde pequeños a consumir frutas, verduras y proteínas de manera equilibrada los harán verlos no como enemigos sino como aliados y una rutina de comida normal y cotidiana.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email