Blog

¿La familia todavía es responsable de la educación?

Estamos frente a una serie de cambios monumentales pues todo lo conocido se está transformando, está cambiando, los problemas son diferentes y las soluciones también. La forma de ver el mundo es diferente a como la vieron nuestros padres y nuestros abuelos, la educación que hemos recibido ya no se puede poner en práctica con los niños de ahora y eso implica un reto: “el de responder a una sociedad inmersa en un proceso de globalización, empujada por un desarrollo vertiginoso de la tecnología”.(Ojeda, M. M.)

 

Pero ese reto, ¿Quién es el que lo está tomando? ¿el gobierno, la sociedad, el sistema educativo, la familia? “Ciertamente los padres y la familia constituyen el primer gran espacio de formación del ser humano…La persona aprende en el hogar a través de las relaciones de la familia, en la comunidad donde vive, en las pandillas y grupos de amistad” (Bruni, J.)

 

Es así que los primeros responsables de la educación son los padres de familia y la familia en conjunto es el primer espacio de formación. Pero ante tantos cambios sociales y en específico familiares, por la desintegración familiar (y una probable reintegración familiar  con nuevos miembros en juego) la educación se hace cada vez más compleja.

 

Pareciera que la educación es esta época es más difícil de llevar a cabo. Con varios miembros en juego para imponer reglas y disciplina, con diferentes jerarquías de valores, con desacuerdos de por medio. Inclusive si la familia es tradicional, son los mismos problemas pero más complejos.

 

La familia hoy necesita reflexionar acerca de sus pautas educativas, tomar conciencia de su responsabilidad en la educación de los hijos. La complejidad de la vida actual se le escapa y esto repercute seriamente en el niño, arrastrando problemas de carácter escolar y familiar que surgen en la realidad diaria. (Valle López, A.)

 

Por lo tanto es necesario que la familia completa se dedique a pensar cuál es el objetivo de educación de sus hijos y esto solo se puede hacer mediante un Plan Educativo Familiar. De manera general, alude al designio y pensamiento de hacer algo, lo cual supone premeditación, previsión y ordenamiento; pero, en sentido técnico, “se refiere a la ordenación de un conjunto de actividades, combinando recursos humanos, materiales, financieros y técnicos se realiza con el propósito de conseguir un determinado objetivo o resultado. (Madrid, Alix).

 

Esta herramienta es necesaria para las familias de hoy, para que exista un objetivo educativo, una puesta en común, un diálogo y compromisos establecidos. Con esta herramienta se podrá ejercer una correcta autoridad y los hijos se mantendrán con objetivos claros en la vida. y esto ayudará al correcto funcionamiento familiar, repercutiendo en los hijo de manera directa.

 

Por Lic. Miriam Alcalá

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

No Comments

Leave a reply