Blog

Educar con amor

Uno de los más grandes dilemas en la educación de los hijos… el equilibrio entre el amor y los límites, es la principal responsabilidad pues, dependerá de lo que siembres lo que se logre con el niño a futuro, educar con amor, con valores, le garantiza mayor plenitud a ese pedacito que en sus primeros años es sin duda una esponja, entienden y absorben mucho más de lo que pensamos, y es necesario para mejorar desde nuestra trinchera contribuir para que aprenda a amar, a ser amado, a dar y recibir.

El principal esfuerzo empieza en uno como padre buscando el desarrollo de ser una mejor persona para poder enseñarle a otro a serlo, a actuar y caminar por la vida con dignidad, con amor y empatía hacia si mismo y hacia los demás.

Confundimos la disciplina con el maltrato, nos escudamos en las carencias que tuvimos en nuestra infancia para por medio de la culpa, consentir en todo a los pequeños sin darnos cuenta que a la larga, les estamos haciendo daño, pues al no poner límites en cosas básicas ¿crees que pueden tener límites a lo largo de la vida?

Compartir

El compartir no es solo en especie, en dinero o cosas materiales, compartir es dar a los demás lo que tenemos, generosidad, afecto, apoyo. El amor es la mejor herramienta para combatir los miedos cuando nos sentimos vulnerables ante ciertas situaciones, al compartir los sentimientos, los pensamientos les facilitamos el entendimiento y disfrute de la vida. Las emociones sin duda forman parte de la vida cotidiana y del crecimiento, de la madurez que se alcanza con el paso de los años.

Expresen sus emociones

Sin duda, un niño reprimido es un niño que sufre, es un adulto que sufrirá durante gran parte de su vida por no saber externar emociones, cariño, es sano para el crecimiento del niño poder experimentar emociones no importa si son negativas algunas, es parte del auto conocimiento, pues el identificarlas podrá ayudarnos a hacerles ubicar cuales son normales, cuales deben controlarse, cuales le hacen daño y cuales son necesarias para su crecimiento y madurez emocional.

Los niños aprenden de lo que ven a su alrededor, si compartes con el niño tus emociones, le darás la confianza de externar las suyas, cuando lo hagan no lo juzgues, no lo regañes, escúchalo y bájate del escalón adulto para entender desde su punto de vista el por qué siente lo que siente. Enséñalo a diferenciar la ira de una molestia, la desesperación de la paciencia, la decepción de la tristeza profunda. Con esto puedes enseñarlo a controlar y canalizar la expresión y el alcance de sus emociones.

La confianza de un niño se gana por medio del cariño, la empatía y la escucha, recuerda que ellos piensan de manera diferente, como niños que son. Cosas que como adultos vemos lógicas para ellos no lo son, entonces no te burles no juzgues, por que éstas acciones son las que hacen a un niño reprimido.

Cuidarse a si mismo

Definitivamente cada niño,cada familia y cada cabeza es un mundo, cuando se le involucra en la vida cotidiana familiar, como tareas les dará el sentido de la responsabilidad, preparándolo para ser autosuficiente y ésto es enseñarlo a cuidarse a si mismo como bañarse, cuidar sus cosas, lavarse las manos, recoger su cuarto o hacer la tarea escolar, provocando también que tenga consideración con las personas que les rodean, les enseña a trabajar en equipo por un bien común.

La importancia del cuidado de su aspecto los hace conscientes de su cuerpo y de los hábitos de limpieza como una herramienta para lograr metas a nivel emocional. Por ejemplo: Un niño al que no se le acostumbra a lavarse los dientes, por desidia o por flojera, será sin duda un adulto que puede sufrir rechazo por parte de las demás personas por el mal aliento, lo que ocasionará complejos, represión e incluso aislamiento.

Si el niño es consciente de su aspecto, podrá sacar de el todo su potencial, claro en equilibrio, por que también es cierto que, la belleza no lo compra todo.

Reconoce su creatividad

Con la aparición de las redes, de los celulares, los juegos en línea se ha perdido un poco el desarrollo creativo y artístico del niño, pues es más cómodo mirar televisión que practicar un deporte. Ya estudios han revelado que la música, la danza, el arte son lenguajes universales que ayudan a la expresión de emociones mediante notas, bailes, pinturas, pues permiten además tener un control del cuerpo, de la mente y las emociones de manera equilibrada.

Una niña que practica ballet, sin duda será más disciplinada que una que pasa la mayor parte del tiempo viendo televisión, la danza requiere de constancia, esfuerzo, disciplina, control pero tambien al ejecutarla se reflejan emociones que muchas veces con palabras no pueden decirse.

Por el lado psicomotriz la rutina les ayuda a lograr un sano desarrollo, pues desarrolla también el gusto y el amor por las actividades artísticas complementarias teniendo una vida mucho más sana y en equilibrio constante. Anima a tu hijo, compartan y fortalezcan el vínculo mediante la motivación para que sienta que no importa si en un principio se equivoca, su esfuerzo rendirá tarde o temprano frutos.

Predica con el ejemplo

Sin duda, no podemos exigir lo que no damos, he oido en repetidas ocasiones que las personas dan lo que llevan dentro, y lo que aprendieron sobre todo en los primeros años de vida. Ayudalo a relacionarse con personas positivas, honestas, crea de tu entorno familiar un lugar fuerte, valiente con visión y metas a futuro, con un por qué ante la vida, pues esos valores inculcados lo ayudarán a caminar el resto de su vida.

Comparte con el experiencias, tu vida, y lo que has aprendido así como remóntalo al pasado para que entienda el presente y que la belleza interior es lo que queda al final del camino, pues el talento, la grandeza y la plenitud no son cualidades que se puedan comprar en la tienda, no están en el exterior sino dentro de si mismos listos para ser explotados.

La importancia del agradecimiento

Supongo que, sabías que un “gracias” “por favor” son las palabras mágicas para abrir las puertas de cualquier entorno en donde te desarrollas.

Una persona agradecida atrae oportunidades, amistades, lealtad, compromiso. Los seres humanos nos caracterizamos por vivir en sociedad, en convivencia continua, de trabajo en equipo ayudando a las personas a nuestro alrededor, tratándolos como nos gustaría ser tratados es parte del agradecimiento y la cordialidad.

Dentro de la educación no solamente son asignaturas, sino fomentar y desarrollar el lado humano, la cooperación es importante para vivir sanamente en sociedad, el egoísmo a la larga llena de soledad y de amargura.

“No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas.”

-Louis Pasteur

Referencia: lamenteesmaravillosa.com

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Abrir chat