Blog

Como mantenerse saludable en casa

Primero, antes que nada, haremos una división para comenzar; sedentarias y no sedentarias. ¿Qué quiere decir esto? Las personas sedentarias son aquellas que tienen muy poca o nula actividad física, esto nos indica que su desgaste energía es mucho menor a una persona no sedentaria, a lo que los lleva a tener diferente ritmo de vida, un sedentario debe mantener un régimen de dieta mucho más balanceado y con un consumo de calorías mucho menor, ya que como lo mencionamos antes su consumo de energía es menor, por lo que debe hacerse énfasis en sus alimentos hablamos de frutas, verduras, legumbres y proteínas , estas deben ser consumidas de forma moderada de 3 a 4 veces al día para evitar subir o bajar de peso en exceso, mantener una línea y no sufrir desnutrición u obesidad en su defecto de no mantener en equilibrio con la alimentación.

Pasemos con la persona no sedentaria o activa la cual mantiene un ritmo de vida acelerado o con actividad física regular, su desgaste o consumo de energía es mucho mayor a una persona sedentaria, así como su consumo de calorías debe ser mayor ya que el cuerpo con la actividad física recurrirá a utilizar las calorías en el cuerpo como fuente de energía para elaborar sus actividades, si no aportamos las calorías necesarias al cuerpo este de menos a más comenzara a negarse hacer lo que se le requiere o por defecto le costara más trabajo realizarlas, posteriormente las defensas bajaran y estará expuesto a enfermedades.

 

Para evitar que esto pase tenemos que alimentarnos de buena manera con frutas, verduras, leguminosas, carnes e inclusive productos que contengan azúcar como golosinas o bebidas de rehidratación, para que el cuerpo se vaya adaptando a los diferentes tipos de desgaste. Este tipo de alimentación en una persona no sedentaria se recomienda de 3 a 6 veces al día.

 

De una forma general para las personas sedentarias y no sedentarias se recomienda consumir de 1.5 a 2.5 litros de agua al día para evitar una deshidratación y/o dolores de cabeza agudos. El cuerpo humano es muy inteligente y envía señales de que algo no marcha bien, solo habrá que aprender a escucharlo y sentirlo en la forma que nos lo comunica.

Finalmente, para concluir debemos saber con que nos alimentamos, “el cómo” y “el cuándo” para llevar un ritmo de vida saludable y evitar enfermedades serias como la desnutrición que consiste en no alimentarse lo suficiente o con nutrientes para el desarrollo del cuerpo, esto conlleva a no crecer con normalidad y perdida o nula de fuerza. La otra enfermedad por exagerar alimentación es la obesidad y se tiene cuando la alimentación es por alimentarse de comida chatarra o exceso de calorías que incrementa el peso, esta tiene como consecuencias enfermedades cardiovasculares, así como perdida media o completa de movilidad corporal para elaborar actividades cotidianas.

 

Esto es mi total sentir de mi experiencia como persona joven y adulta acompañada de las opiniones y puntos de vista de los chicos con los que he tenido la dicha de compartir eventualidades y casos que tienen o llevan al día a día.

 

Profesor de deporte

José de Jesús Trillo Godoy.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

No Comments

Leave a reply